Logotipo del Museo Patio Herreriano
Ayuntamiento de Valladolid

PAÍSAJES DEL LÍMITE. José Guerrero y Nico Munuera con Díaz Caneja de fondo

31-10-2019

PAISAJES DEL LÍMITE. José Guerrero y Nico Munuera con Díaz Caneja de fondo
Salas 1 y 2 del 12 de octubre de 2019 al 2 de febrero de 2020

[English version below]

En la obra del fotógrafo José Guerrero y del pintor Nico Munuera, los dos artistas que dan forma a este proyecto, el horizonte se configura como elemento estructural pero los dos lo perciben desde prismas diversos. Si en Guerrero (Granada, 1979) el horizonte es firme y nítido, en Munuera, (Lorca, Murcia, 1974) éste no es sino una línea veleidosa y dúctil, si es que alguno alcanza la categoría de línea o si podemos todavía llamarlo horizonte. Desde sus respectivos lenguajes, los dos abordan la construcción del paisaje y cuanto de liminal abunda en ellos, y observamos un interés común por trascender los límites físicos de la obra. Hay, por tanto, en nuestro recorrido por sus respectivos ámbitos, una sucesión de horizontes y una reiterada suma de lindes y fronteras, ya sea en el marco preciso de cada imagen individual o en el conjunto que se despliega en el espacio.

En la gestación de esta exposición ha habido dos referencias importantes. La primera, visible en las salas, familiar y cercana, es la de nuestro ilustre vecino Juan Manuel Díaz Caneja, a quien el Museo dedicó no hace mucho una exposición individual. Su presencia en esta muestra pretende abrir posibles diálogos con la obra de artistas de   generaciones sucesivas. Son conocidos la “estratificación” a la que el palentino sometía a su propia mirada, el gesto geológico desde el que representó el paisaje castellano, los ocres, los tonos cansados… Hay en las obras de Guerrero y Munuera un sentir afín a algunas de las pautas más conocidas de Díaz Caneja. La otra referencia, más velada y abstracta y, por qué no, más compleja, es la del cine de Robert Bresson, que acompañará, con el ciclo que a su figura dedicamos, a nuestro programa expositivo en buena parte del otoño. Bresson ha sido una referencia importante no sólo para cineastas más jóvenes sino para quienes han abordado el problema de la forma y el estilo en toda creación, y esto incluye también a quienes se dedican a organizar exposiciones. La precisión analítica con la que el autor francés construye cada plano y el modo en que éste se desliza en el siguiente o absorbe al anterior, algo crucial en su práctica, son síntomas muy visibles en las obras de Guerrero y Munuera, ya sea en su solvencia como trabajos autónomos o como partes de un engranaje mayor.

Horizons structures the work of the two artists on show here, but the limit it conveys is perceived from diffferent perspectives. For photographer José Guerrero (Granada, 1979) horizon is firm and precise, whereas for painter Nico Munuera (Lorca, Murcia, 1974) it is a capricious and ductile line, should we allow ourselves to perceive it as a line or even call it “horizon”. From their respective mediums, both artists approach the construction of landscape and their posible limits while simultaneusly examining the possibility of trascending their edge and step out onto the exhibition space. A reiteration of borders and frontiers thus appear in both rooms, be them within each individual work and in the wider context of the exhibition space.

Two major influences lie at the heart of this project. On the one hand, our neighbour Juan Manuel Díaz Caneja, subject of a solo show in this museum not too long ago. His inclusión in this show seeks to open posible new dialogues with younger generations of artists like Guerrero and Munuera. The way he stratified his gaze, the geological gesture with which he addressed “his” Castillian landscape, his ochre tones and the fatigue of his palette are features that remain familiar to all of us here. The other reference, perhaps more abstract and complex, is that of French filmmaker Robert Bresson, who will also be the subject of a film screening session in the following weeks. Bresson is a key figure and a major influence for not only younger generations of artists but to whoever has reflected upon ideas revolving form or style. This also includes exhibition making. The analytical precision with which the French filmmaker constructs every shot and the way they slide onto the next one or absorbe that which precedes it is a major concern in his practice. Significantly, these are symptoms that are also visible in the works of Guerrero and Munuera.