Logotipo del Museo Patio Herreriano
Ayuntamiento de Valladolid

Intocable (el ideal de la transparencia)

08-06-2007

Fechas: 29 de junio –16 de septiembre de 2007

Comisarios: Guillaume Désanges y François Piron (Work Method) Ignasi Aballí (España), Boris Achour (Francia), Martin Arnold (Austria), Larry Bell (EEUU), David Claerbout (Bélgica), Philippe Durand (Francia), Harun Farocki (Alemania), Hans-Peter Feldmann (Alemania), Michel François (Bélgica), Jonah Freeman (EEUU), Ryan Gander (Gran Bretaña), Dora García (España), Liam Gillick (Gran Bretaña), Douglas Gordon (Gran Bretaña), Dan Graham (EEUU), Rodney Graham (Canadá), Graham Gussin (Gran Bretaña), Hans Haacke (Alemania / EEUU), Jeppe Hein (Dinamarca), Damien Hirst (Gran Bretaña), Pierre Huyghe (Francia), Jiri Kovanda (Rep. Checa), Les Ready-Made appartiennent à tout le monde® (Francia), Mark Lombardi (EEUU), Corey McCorkle (EEUU), Laurent Montaron (Francia), Sarah Morris (EEUU), Joe Scanlan (EEUU), Marijke Van Warmerdam (Países Bajos), Hannah Wilke (EEUU). + info

El ideal de la transparencia, cuya genealogía utópica se encuentra en la arquitectura moderna, desborda ampliamente ese campo específico y traza a lo largo del siglo XX nuevas relaciones en términos sociales, políticos, estéticos, intelectuales o psicoanalíticos. Por un lado, la metáfora de una mirada omnisciente, que permite verlo todo, pero al abrigo; y por otro el ideal de un cuerpo que deja filtrar la luz, y así pues la verdad, se han impuesto en todas las mentes, contaminando hasta lo político. Más que el recurso sistemático al cristal en el seno del espacio social, lo que se ha impuesto es el “valor” transparencia como modelo progresista esencial, como virtud absoluta. ¿Pero ese círculo virtuoso es verdaderamente indiscutible? ¿La confianza ciega en la visibilidad infinita no se burla de los sentidos y de la razón al mismo tiempo que los alimenta? Es que la transparencia no es la invisibilidad, y su transformación de objeto en sujeto, de materia en valor, está sometida a las características ambivalentes del cristal en tanto que cuerpo físico: no sólo reflexión y opacidad, sino también distanciación, ilusión, frustración, aislamiento y virtualización potencial del mundo. Resultado de un trabajo muy libre a partir de este tema, la exposición Intocable (el ideal de la transparencia) reúne una selección de obras de las cuatro últimas décadas (algunas reactivadas para esta ocasión, como el Bureau augmenté del belga Michel François, que es aquí reinstalado y “re-aumentado” por el artista, o el Blue Wall de Ryan Gander, impresionante fresco realizado en el museo), un conjunto de producciones de artistas internacionales (el artista barcelonés Ignasi Aballi realiza así dos nuevas piezas especialmente concebidas para el claustro del museo) que ponen en juego, cada uno a su manera, cierto ideal desviado de la transparencia. Las relaciones entre transparencia, reflexión y opacidad constituyen la trama de la exposición, que considera estas nociones no tanto como realidad material que como valor, transcendiendo toda ideología. Deslizándose sin cesar entre sustancia y moral, la exposición se interesa particularmente por la fascinación que ejerce la estética “desmaterializada” de la economía terciaria sobre muchas obras de arte contemporáneo, por el erotismo y el higienismo de la transparencia, y sigue un movimiento que va del ideal a su desviación: la opacidad del vacío económico, la frustración de la separación, el confinamiento del sujeto. A través de ese despliegue voluntariamente ambiguo y polimorfo con respecto a la temática (incluye películas, instalaciones, pintura, fotografías y performances), la exposición quiere aclarar ciertas posturas modernas y contemporáneas ligadas a la noción de transparencia a lo largo de un recorrido en varios capítulos: celebración positivista y ornamentalismo, economía y política, erotismo y organicidad, mancha y desaparición. Este juego de asociaciones libres propone una trayectoria ideal y sensual entre cinco salas del Patio Herreriano, donde las obras desarrollan una estructura en eco: de la visibilidad absoluta al black-out, del deslumbramiento al crepúsculo, de la pureza a la contaminación, de la aparición a la evanescencia. Esta exposición es la versión enriquecida y actualizada de la que fue realizada para la Villa Arson de Niza (Francia) en junio de 2006. Es una etapa de trabajo de un proyecto de investigación llevado a cabo por Guillaume Désanges y François Piron desde 2003 a partir del libro fundador de Paul Scheerbart, La arquitectura de cristal, tratado visionario, técnico y lírico en favor de una arquitectura transparente y coloreada, prueba de una transformación idealista del individuo y de la sociedad. Intocable es la primra parte de un proyecto que desembocará en una segunda exposición organizada en 2008 en el Museo Patio Herreriano. Ésta desarrollará, a partir de producciones específicas, las relaciones complejas que mantienen los artistas hoy en día con ciertos aspectos de la modernidad. François Piron & Guillaume Désanges.