Logotipo del Museo Patio Herreriano
Ayuntamiento de Valladolid

SUSAN PHILIPSZ. Follow Me

Del 24 de octubre al 10 de noviembre de 2019
Plaza del Museo


[Cortesía Centro Galego de Arte Contemporánea, Santiago de Compostela]

La pieza de sonido que recibe al visitante a la entrada del Museo Patio Herreriano es una intervención puntual en la plaza del Museo que nos acompañara hasta finales de año. Fue realizada por la artista escocesa Susan Philipsz en 2004 y su título es Follow Me. Su origen se encuentra en la película Blow Up, de Michelangelo Antonioni, una de las películas más relevantes de la historia del cine. Philipsz canta una canción de los Yardbirds, Ten Years Time Ago, que aparece en la película, una canción que enaltece la capacidad del arte, de la creación y, en definitiva, de lo ilusorio como método para plantear alternativas a lo real. Como es sabido, en la película de Antonioni, un hombre realiza una fotografía en un campo de Londres sin imaginar que, en el proceso de revelado de la imagen, afloraría en ella un escabroso crimen. La pieza está instalada en el exterior del Museo Patio Herreriano para fortalecer la idea de que el Museo es uno de esos lugares en los que la realizada, sobre todo la que es monolítica e inapelable, puede ser cuestionada.

[La pieza funciona en bucle y tiene una duración de 10’40’’, de los cuales 2’22’’ es la canción y el resto es el silencio, un elemento de gran importancia en la obra de la artista.]

Follow Me, the sound piece the welcomes visitors at the entrance to Museo Patio Herreriano is an ephemeral intervention by Scottish artist Susan Philipsz in the Museum square. It was realized in 2004 and is based on Michelangelo Antonioni’s film Blow Up, on the most relevant films in the history of cinema. In this work, Philipsz sings a song by the The Yardbirds, Ten Years Time Ago, a song that highlights the ability of art and creativity as a tool to understand and question reality. As is well known, in Antonioni’s film a man takes a photograph in a park in London. When processing the image, a horrible crimes flourishes. The piece is installed in the entrance of the Museum to strengthen the fact that the Museum must be the place to offer alternatives to rigid and monolitic truths.

[The piece is a 10 minute and 40 seconds loop in which the song has a duration of 2 minutes and 22 seconds while the rest is silent, an element that is equally important for the artist in all of her sound works.]