Índice PATIO HERRERIANO
  01 Museo     02 Información general     03 Colección     04 Exposiciones     05 Educación     06 Centro de documentación     07 Audiovisual y arte en la red     08 Publicaciones  
  Amigos del Museo     Prensa     Mapa del site     Alquiler de espacios  
  AngelFerrant     exploradorArte  
 

Intervención en la Capilla
El infierno son nosotros | Marina Núñez

La Capilla alberga muestras de una naturaleza particular, proyectos que son capaces de competir y complementar la arquitectura que las acoge. Son ya muchos los artistas de proyección nacional e internacional que han dejado huella en la Capilla, artistas como Isidro Blasco, Dora García, Fernanda Gomes, Jesús Palomino, Alexandre Arrechea, Elena del Rivero, Mateo Maté, Eugenio Ampudia, Jaime de la Jara, Dionisio González, Carlos Schwartz, y Rufo Criado han medido sus fuerzas con este espacio. Desde el Museo Patio Herreriano se sigue apoyando la investigación ligada a estas intervenciones a las que se une Marina Núñez. Esta artista cuenta con obra estable en la C.A.C*, en concreto la obra adquirida en el año 2009, "Sin título", realizada en 2008, que pertenece a la serie 'Ciencia ficción'.

*Marina Núñez en la Colección Arte Contemporáneo. [Catálogo razonado]

Sobre la intervención. El título “El infierno son nosotros” surge a partir de la afirmación de Sartre, L'enfer, c'est l´Autre (el infierno son los otros), escrita en su obra A puerta cerrada (Huis Clos, 1943). Para el filósofo el infierno está en la mirada del otro, de los otros, y de forma significativa en la forma en que ésta nos condiciona, pues siempre implica un juicio que nos vincula modificando nuestra propia conducta. Estos temores el miedo a la otredad, a lo que no nos es propio, han estado muy presentes en la obra de Marina Núñez.

La capilla funeraria, con sus arcosolios destinados a cobijar los enterramientos de sus patronos, es un espacio concebido para pasar la eternidad. En la obra de Marina se materializa el gran temor de sus constructores, ese infierno del que la capilla debe mantenerles protegidos. Figuras antropomórficas tratan de huir de las llamas reptando de forma endiablada por los muros. Pero las llamas participan de su misma naturaleza, las llamas somos nos-otros. El que huye lo hace de sí mismo, de sus semejantes, del infierno implícito en las relaciones humanas cuando estas están viciadas, del desconocimiento del propio yo y del abismo consecuente.

Para llamarnos la atención sobre estas reflexiones, cercanas a las del filósofo existencialista francés, Marina Núñez recurre en esta ocasión a una videoinstalación múltiple. Ocho video-proyecciones evolucionan sobre las paredes de la Capilla del Patio Herreriano arrojando sobre sus sillares siluetas incandescentes de personas que se arrastran o son arrastradas por los muros. Las figuras, remiten iconográficamente a las poseídas por espíritus que las violentan, a las histéricas con sus retorcimientos y convulsiones, a los monstruos en los que las metamorfosis se suceden. Forman por tanto parte reconocible del universo de Marina. Como en el mismo entorno, una ruina reconstruida, se suceden procesos de caída y regeneración, en un movimiento fluido pero convulso, doloroso pero extático. Una vez más la capilla provoca al espectador invitándole a la reflexión desde los terrenos del arte.

[Descargar hoja de sala]

Sobre la artista. Marina Núñez (Palencia, 1966)
El trabajo de Marina Núñez tiene desde sus inicios un rotundo posicionamiento ideológico en torno a los discursos de género. Técnicamente posee un control de la pintura que le permite indagar con distintos materiales y texturas, y que se traduce en obras realizadas en óleo sobre tela, madera, aluminio o plástico. Pero es precisamente esta narración no exenta de compromiso la que ha llevado a la artista en los últimos años a explorar otros medios técnicos como la reproducción digital o el vídeo. La mujer y su posición a lo largo de la historia y en el momento actual, son algunas de las cuestiones presentes en un trabajo que obliga a repensar al espectador la historia escrita en masculino y el presente ingenuamente asexuado que nos ofrece, generando preguntas que la propia artista razona también a través de su labor como crítica y ensayista.

*[Fotos instalación: Pedro Gallego]

 


Copyright © 2002 Museo Patio Herreriano. Todos los derechos reservados.   Desarrollado por Net Design Studio

   Contactar

Política de uso de imágenes y textos